El presidente interino, Manuel Merino, renunció el domingo al cargo luego de cinco días de protestas con un saldo de dos muertos y más de 100 heridos.

Merino, el tercer mandatario del Perú desde 2016, orquestó desde el Congreso la destitución de su antecesor Martín Vizcarra, un líder popular que inició una cruzada contra la corrupción en el país.

Lima, Perú—El presidente interino de Perú, Manuel Merino, renunció el domingo al cargo, luego de protestas que dejaron dos muertos y más de 100 heridos.

El país estalló el domingo en alegría luego que Merino anunció su renuncia en la televisión nacional, seis días después de haber asumido el poder interinamente.

Merino, tercer mandatario peruano desde 2016, orquestó desde el Congreso la destitución de su antecesor Martín Vizcarra, un líder popular que inició una cruzada anticorrupción. Su ascenso al poder, empero, lo convirtió en el centro del repudio de millones de jóvenes que lo consideraron un usurpador.

Su dimisión se produjo luego de la muerte de dos manifestantes el sábado, lo que dio paso a la renuncia de 11 de los 18 ministros que había nombrado a su gabinete.

“El Perú merece seguir adelante», señaló Merino en una cadena de televisión nacional, informa la Voz de América.

En su mensaje a la nación, el mandatario interino señaló que recibió las cartas de renuncias de los ministros de su Gabinete, y que permanecerán en el cargo hasta que la incertidumbre se calme. Expresó sus condolencias a los familiares de las víctimas, y señaló que estas muertes deben ser investigadas. Aún así, indicó que hay grupos interesados en producir caos.

Los líderes del Parlamento unicameral se disponían a elegir durante la jornada a uno de los 130 legisladores que convertirá en el presidente que debe gobernar hasta completar el mandato el 28 de julio de 2021.

El presidente del Congreso, Luis Valdez, dijo previamente a la televisora N que “tenemos que evaluar no solo la renuncia de Merino sino ver la forma constitucional de que se pueda resolver esta crisis política”.

Vizcarra, destituido el lunes con 105 votos por el Congreso, salió a la parte frontal del edificio donde vive y criticó que el Parlamento empujó a una “crisis política que tiene cinco días paralizado al Perú, con muertos…».

Exigió al Tribunal Constitucional a reunirse de urgencia el domingo para que tome una decisión y se “pronuncie de una vez ante la crisis (en) que estamos”.

Vizcarra fue destituido al aplicársele una vaga cláusula de la carta magna del siglo XIX que los expertos dicen puede usarse al antojo de quien la invoque. En el siglo XIX significaba “locura”, pero ahora muchos lo relacionan a una mancha de corrupción.

Dejar respuesta