El presidente Luis Abinader escuchó el clamor popular en rechazo al alza en los impuestos.

Por Eugenio Fortunato*

El Presidente anoche,
sin palabras rimbombantes,
dio un discurso claro,
llano con firmeza y tajante.

Para afuera los impuestos.
A cortar gastos de Estado.
Escoltas, flores y vinos,
es dinero malgastado.

La Barrick que pague adelante.
Que hagan aporte los ricos.
Que bastante ellos le ganan,
a este pobre paisito.

Que también ponga en cintura,
a los nuevos funcionarios.
Que no gasten sin razón,
los chelitos del erario.

Lo más importante de todo,
y se lo digo con calma,
es que el Presidente supo
escuchar la voz de alarma.

* El escritor y decimero dominico-americano, Eugenio Fortunato, denominado entre los suyos como “el genio Fortunato”, cuna de una distinguida familia vinculada al quehacer literario, cinematográfico y otras áreas profesionales.
Él, además, es autor del libro «Rimas y Picardías». En una de sus estrofas poéticas expresa con certeza que «Hay quien piensa haber cumplido porque se lava las manos, pero recibe o visita a fulano y a mengano», en franca alusión a que no debemos recibir visitar a nuestros hogares durante la cuarentena y las regulaciones de este distanciamiento como medidas de prevención y evitar contagios ante la pandemia del COVID-19.

Dejar respuesta