Las autoridades persiguen de manera tenaz a Alex Villalona, el residente de Baní que golpeó sin misericordia a una mujer en un aparente incidente de tránsito insignificante. Luego de amenazarla con una pistola, y dejarla tendida en el piso al lado de su pasola --como quedó grabado en un video--, ahora el prestamista de Baní anda prófugo, armado y pidiendo cacao. (Imagen: Fuente externa).

El «comegente» de Bani, / se ensañó con mucha tirria, /aunque en sus redes sociales, / siempre levanta la Biblia.

Por Eugenio Fortunato*

Tal parece que la ira,
es común en los Villalonas.
La hermana del tal Alexis,
salió como una leona.

“Bájenle tres rayitas,
para no subirle cuatro,
porque no quieren saber,
si tengo uñas de gato.”

El «comegente» de Bani,
se ensañó con mucha tirria,
aunque en sus redes sociales,
siempre levanta la Biblia.

El libro también lo dice:
Que no siempre es el mejor,
aquel que se da en el pecho,
diciendo: ¡Señor, Señor…!

No le dolió la columna,
para darle a una mujer.
Y ahora la hermana dice:
Tengan compasión con él.

Que lo lleven a la chirola.
Que le falten el respeto.
A ver si ese abusador,
aprende algo con eso. 

Breve sobre Eugenio Fortunato

* El escritor y decimero dominico-americano, Eugenio Fortunato, denominado entre los suyos como “el genio Fortunato”, cuna de una distinguida familia vinculada al quehacer literario, cinematográfico y otras áreas profesionales.


Él, además, es autor del libro «Rimas y Picardías». En una de sus estrofas poéticas expresa con certeza que «Hay quien piensa haber cumplido porque se lava las manos, pero recibe o visita a fulano y a mengano», en franca alusión a que no debemos recibir visitar a nuestros hogares durante la cuarentena las regulaciones de este distanciamiento como medidas de prevención y evitar contagios ante la pandemia del COVID-19.

Dejar respuesta