Por Eugenio Fortunato*

Es ya casi una utopía.
Cual una vieja canción:
Que la Cámara de Cuentas,
le cante a Jean… ¡violación!

Más de tres mil empleados,
no hicieron declaración.
Ahora no hay forma clara,
de hacer la comparación.

No es que tuviera valor.
O en verdad importaría.
Aunque pal’ Procurador,
eso es pura bobería.

Está claro lo que ha sido:
Parte de un plan diseñado.
Para con impunidad,
robarse lo del Estado.

No declaran a la entrada.
A ver por dónde le dan.
Mucho menos a la salida.
Entre los que ya se van.

Ya lo dijo el Presidente:
Que no habrá retaliación.
Pa’ que le duela la acción,
tampoco al ladrón borrón.

* El escritor y decimero dominico-americano, Eugenio Fortunato, denominado entre los suyos como “el genio Fortunato”, cuna de una distinguida familia vinculada al quehacer literario, cinematográfico y otras áreas profesionales.
Él, además, es autor del libro «Rimas y Picardías». En una de sus estrofas poéticas expresa con certeza que «Hay quien piensa haber cumplido porque se lava las manos, pero recibe o visita a fulano y a mengano», en franca alusión a que no debemos recibir visitar a nuestros hogares durante la cuarentena y las regulaciones de este distanciamiento como medidas de prevención y evitar contagios ante la pandemia del COVID-19.

Dejar respuesta