Muchos estudios previos a la pandemia muestran que la infección por un virus puede brindar protección a corto plazo, casi una semana, contra una segunda infección. (Imagen: Fuente externa).

No se descarta la posibilidad de que el virus COVID-19 se convierta en contagio estacional, con brotes recurrentes en humanos.

Nueva York— Un nuevo artículo de los investigadores de la Escuela Columbia Mailman, Jeffrey Shaman y Marta Galanti, explora el potencial del virus COVID-19 para volverse endémico, una característica regular que produce brotes recurrentes en humanos.

Identifican factores contribuyentes cruciales, incluido el riesgo de reinfección, la disponibilidad y eficacia de la vacuna, así como la estacionalidad potencial y las interacciones con otras infecciones virales que pueden modular la transmisión del virus. El artículo aparece en la revista Science.

Shaman es profesor de ciencias de la salud ambiental y director del programa Columbia Mailman School Climate and Health y una autoridad líder en el modelado de brotes de enfermedades infecciosas como el SARS-CoV-2 y la influenza. Fue uno de los primeros en reconocer la importancia de la propagación asintomática y la eficacia de las medidas de encierro, y publicó estimaciones muy citadas de las hipotéticas vidas salvadas si el encierro hubiera ocurrido antes.

Él y Galanti, un investigador científico postdoctoral en el grupo de investigación de Shaman, también publicaron una investigación que encontró que las reinfecciones con coronavirus endémicos no son infrecuentes, incluso dentro de un año de la infección previa.

El nuevo artículo explora un escenario potencial en el que la inmunidad al SARS-CoV-2, ya sea a través de una infección o una vacuna, disminuye en un año, una tasa similar a la observada para el betacoronavirus endémico que causa una enfermedad respiratoria leve. El resultado serían brotes anuales de COVID-19.

Por otro lado, si la inmunidad al SARS-CoV-2 fuera más prolongada, tal vez a través de la protección proporcionada por la respuesta inmune a la infección con otros coronavirus endémicos, podríamos experimentar lo que inicialmente parecería ser una eliminación de COVID-19 seguida de un resurgimiento después unos años.

Otros factores que contribuyen incluyen la disponibilidad y eficacia de una vacuna y la estacionalidad innata del virus.

«Si la reinfección resultara algo común, y salvo que se administre una vacuna altamente eficaz a la mayoría de la población mundial, es probable que el SARS-CoV-2 se establezca en un patrón de endemicidad», escriben los autores.

«Aún no se comprende si las reinfecciones serán comunes, con qué frecuencia ocurrirán, qué tan contagiosas serán las personas reinfectadas y si el riesgo de cambios en los resultados clínicos graves con la infección subsiguiente.»

Reinfección
Entre los que han sido infectados con COVID-19, los estudios serológicos indican que la mayoría de las infecciones, independientemente de la gravedad, inducen el desarrollo de algunos anticuerpos específicos del SARS-CoV-2. Sin embargo, no está claro si esos anticuerpos son en sí mismos suficientes para proporcionar «inmunidad esterilizante» a largo plazo para prevenir la reinfección.

Para muchos virus, la respuesta inmune insuficiente, la inmunidad menguante o las mutaciones que le permiten «escapar» de la detección inmune pueden socavar o eludir la inmunidad y permitir una reinfección posterior, aunque una infección previa puede proporcionar inmunidad parcial y reducir la gravedad de los síntomas.

Co-infección
La respuesta inmune al SARS-CoV-2 puede verse afectada por si alguien está infectado o no recientemente con otro virus. Muchos estudios previos a la pandemia muestran que la infección por un virus puede brindar protección a corto plazo, cerca de una semana, contra una segunda infección. Otros estudios confirman que las infecciones por virus respiratorios simultáneos no se asocian con una mayor gravedad de la enfermedad.

Si bien se han documentado algunas coinfecciones por SARS-CoV-2, incluidas las coinfecciones con influenza y virus sincitial respiratorio, no hay datos suficientes para sacar conclusiones. A nivel poblacional, un brote significativo de influenza estacional podría afectar a los hospitales que ya están lidiando con COVID-19.

Estacionalidad
La evidencia sugiere que COVID-19 podría ser más transmisible durante el invierno. Fuera de los trópicos, muchos virus respiratorios comunes resurgen estacionalmente durante determinadas épocas del año. Todos los coronavirus endémicos (OC43, HKU1, NL63, 229E) presentan estacionalidad en regiones templadas similar a la influenza.

De manera similar, las condiciones ambientales también pueden modular la transmisibilidad del SARS-CoV-2, lo que no es suficiente para evitar la transmisión durante las primeras etapas de la pandemia cuando la inmunidad es generalmente baja, pero quizás lo suficiente para favorecer la transmisión estacional recurrente durante el invierno en las regiones templadas, similar a la influenza, una vez que aumenta la inmunidad.

1 Comentario

  1. la mayoría de los virus se quedan estacionarios entre nosotros y se controlan con vacunación Un ejemplo: el virus del Flu. Vivimos rodeados de virus y bacterias desde que nuestros ancestros salieron de las cavernas e interactuaron socialmente

Dejar respuesta