El presidente de la SIP, Christopher Barnes, exhortó a los medios de comunicación socios de la institución a asumir el rol de proveedores de servicios esenciales en esta emergencia global y redoblar esfuerzos sobre rigurosidad noticiosa con un periodismo equilibrado. (Foto: Fuente externa).

Resolución aprobada subraya que en Cuba, Nicaragua y Venezuela los gobiernos utilizan de excusa los estados de excepción para imponer mayores restricciones a medios de comunicación y periodistas independientes.

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) recordó a los Estados que ante la pandemia del COVID-19 no deben existir restricciones a la labor de la prensa, tal como ha venido ocurriendo en varios países de la región donde han sido detenidos periodistas y se limita su movilización.

El organismo periodístico reiteró su rechazo a todo atropello de gobiernos autoritarios que no permitan a los medios y periodistas desarrollar sus labores en esta época excepcional, tras señalar que “la prensa tiene un papel esencial en democracia para sostener el derecho del público a la información y que no deben existir restricciones a su labor, como remarcan las constituciones y numerosos tratados internacionales sobre libertad de prensa.”

En una resolución de la organización, la SIP también destacó que pese a la crisis financiera por la que atraviesan los medios, agravada por la emergencia global, han continuado su valiosa tarea de informar al público y los instó a establecer acuerdos de periodismo colaborativo con otros medios.

El organismo hemisférico plantea en una declaración de nueve considerandos que en Aruba, Chile, El Salvador y Trinidad y Tobago, los gobiernos, al declarar estados de excepción para combatir la propagación de la pandemia, han impuesto restricciones a la movilización de periodistas contraviniendo principios constitucionales sobre libertad de prensa.

Añade que en Cuba, Nicaragua y Venezuela los gobiernos utilizan de excusa los estados de excepción para imponer mayores restricciones a medios de comunicación y periodistas independientes y que el régimen de Nicolás Maduro ha detenido a dos periodistas por informar sobre el coronavirus.

La SIP señala que en la mayoría de los países los gobiernos han exceptuado a los medios y periodistas de los decretos de estados de emergencia y toque de queda, y que se cumple así con lo dispuesto por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que estableció que «los Estados no pueden suprimir o prohibir los derechos y las libertades de manera genérica y, en especial, no deben limitar la libertad de los medios de comunicación, las organizaciones y liderazgos sociales o políticos, para buscar y difundir información por cualquier medio.»

Indica que el presidente, Christopher Barnes, exhortó a los medios de comunicación socios de la institución a asumir el rol de proveedores de servicios esenciales en esta emergencia global y redoblar esfuerzos sobre rigurosidad noticiosa con un periodismo equilibrado para orientar y generar confianza ante sus audiencias.

Dejar respuesta