Los niños con altas concentraciones de un determinado químico en la sangre tienen más probabilidades de tener caries, revela un estudio de la Facultad de Odontología de la Universidad de West Virginia.

Washington, D.C.–Los grupos químicos fabricados llamados sustancias de perfluoroalquilo y polifluoroalquilo son universales como resultado de una fabricación y uso extensivos. Aunque los fabricantes ya no usan PFAS para fabricar utensilios de cocina antiadherentes, alfombras, cartones y otros productos, persisten en el medio ambiente.

Los científicos los han relacionado con una variedad de problemas de salud, desde enfermedades cardíacas hasta colesterol alto, pero ahora R. Constance Wiener y Christopher Waters están explorando cómo afectan la salud dental.

Investigaron si las concentraciones más altas de PFAS se asociaron con una mayor caries dental en los niños. Uno de ellos, el ácido perfluorodecanoico, estaba relacionado con las caries dentales. Sus hallazgos aparecen en el Journal of Public Health Dentistry.

«Debido a los fuertes enlaces químicos del PFAS, es difícil que se descompongan, lo que los hace más propensos a ser persistentes en el medio ambiente, especialmente en los sistemas de agua potable», dijo Waters, quien dirige los laboratorios de investigación de la Facultad de Odontología.

Los 629 niños que participaron en el estudio tenían entre 3 y 11 años y formaban parte de la Encuesta Nacional de Examen de Salud y Nutrición. Se analizaron muestras de sangre de los niños para detectar PFAS en 2013 y 2014.

Se evaluaron sus caries y otros factores, como su raza, su Índice de Masa Muscular (IMC) y la frecuencia con la que se cepillaron los dientes. De los siete PFAS que analizaron Wiener y Waters, el ácido perfluorodecanoico fue el que se correlacionó con niveles más altos de caries.

«El ácido perfluorodecanoico, en particular, tiene una estructura molecular larga y fuertes enlaces químicos; por lo tanto, permanece en el medio ambiente por más tiempo. Como resultado, es más probable que tenga consecuencias negativas para la salud como la caries dental», dijo el Dr. Wiener, Profesor asociado en el Departamento de Odontología y Salud Rural.

Pero, ¿cómo sucede esa influencia? Wiener y Waters tienen una hipótesis. Según otra investigación, el ácido perfluorodecanoico puede interrumpir el desarrollo saludable del esmalte, que es lo que hace que los dientes se endurezcan. Esa interrupción puede dejar los dientes susceptibles a las caries.

Sin embargo, cuando se trata de caries, los científicos aún no han analizado el mecanismo de acción del ácido perfluorodecanoico. El tema merece más investigación. Otra buena noticia es que el estudio reafirmó la importancia de la higiene dental y los chequeos. Los niños que se cepillaron una vez al día o con menos frecuencia tuvieron una caries dental significativamente mayor que los que se cepillaron al menos dos veces al día.

Dejar respuesta