El Dr. Scott Krakower, psiquiatra del Hospital Zucker Hillside en la ciudad de Nueva York, piensa que, para algunas personas, las redes sociales pueden resultar en sentimientos de depresión y ansiedad, ya que se comparan con otras en estas redes. (Imagen: Fuente externa).

Los que hicieron un descanso de las redes sociales tuvieron unas mejoras significativas en el bienestar, la depresión y la ansiedad, en comparación con los que continuaron usando las redes sociales, encontró el estudio.

Londres, Reino Unido — (HealthDay News) — No es un secreto que un uso excesivo de las redes sociales puede ser malo para la salud mental. Ahora, una investigación reciente sugiere que hacer un descanso, incluso breve, de TikTok, Facebook, Instagram y Twitter puede aliviar los síntomas de depresión y ansiedad.

Alejarse de las redes sociales durante una semana significó, para algunos participantes, obtener unas nueve horas de tiempo libre, lo que mejoró su bienestar, informan unos investigadores británicos.

«Si siente que usa las redes sociales en exceso y que esto tiene un impacto negativo en su salud mental, entonces quizás valga la pena intentar hacer un descanso y obtener al menos algunas mejoras a corto plazo», comentó el autor del estudio, Jeff Lambert, profesor asistente de psicología de la salud de la Universidad de Bath.

Estas conclusiones podrían tener implicaciones para la forma en que las personas gestionan su salud mental, y ofrecen otra opción que la gente puede probar, dijo Lambert. «Pero se necesita más investigación para examinar los efectos a más largo plazo, y si es adecuado en un contexto clínico», añadió.

En el estudio, los investigadores eligieron al azar 154 personas de 18 a 72 años que usaban las redes sociales todos los días, y les indicaron que dejaran de usar todos los medios sociales durante una semana, o que siguieran usándolas como siempre. Las personas del estudio pasaron ocho horas en las redes sociales a la semana, en promedio.

Las que hicieron un descanso de las redes sociales tuvieron unas mejoras significativas en el bienestar, la depresión y la ansiedad, en comparación con las que continuaron usando las redes sociales, encontró el estudio.

Los que hicieron el descanso de una semana usaron las redes sociales un promedio de 21 minutos, en comparación con unas siete horas entre los que no hicieron el descanso, dijo Lambert.

El estudio se publicó en una edición reciente de la revista Cyberpsychology and Social Networking.

El Dr. Scott Krakower, psiquiatra del Hospital Zucker Hillside en la ciudad de Nueva York, piensa que, para algunas personas, las redes sociales pueden resultar en sentimientos de depresión y ansiedad, ya que se comparan con otras en estas redes.

«Quizá se sientan inadecuados porque no son como las personas con quienes interactúan», planteó. «Uno no sabe nada de ellas, pero de cualquier forma conoce mucha información y quizás sienta que está siendo excluida, porque algunas de las cosas que la otra persona está haciendo provocan sentimientos de inadecuación y bajan la autoestima».

Krakower no piensa que abandonar las redes sociales del todo sea no obstante la mejor estrategia para las personas que experimentan sentimientos negativos. Cree que es mejor desarrollar un plan para hacer gestionar el uso de las redes sociales, lo que podría implicar ir menos a esas redes o unos descansos cortos regulares.

«Pienso que si una persona sospecha que la depresión [y] la ansiedad provienen de estar en línea o que ver las cosas que nota en las redes sociales la entristece, y está impidiendo su funcionamiento, entonces pienso que debe hacer un descanso corto, aunque sea ​​de uno o dos días, y ver cómo le va sin las redes», planteó Krakower.

«No pienso que haya que abandonarlas del todo a menos que sienta que es un adicto a las redes a las redes en toda regla, pero pienso que debe vigilarlo», aconsejó Krakower.

Otra experta aseguró que salir de las redes sociales no es la respuesta, sino aprender a usar las redes de formas saludables.

«Aunque la abstención podría de hecho mejorar el bienestar, quizás no sea realista, factible o incluso aconsejable a largo plazo», demostró Melissa Hunt, directora asociada de entrenamiento clínico del Departamento de Psicología de la Universidad de Pensilvania.

«En última instancia, nuestras metas deben enfocarse en la reducción del daño en estas plataformas, no en la abstención», añadió. «Estas plataformas se han convertido en una parte importante de la vida diaria de la mayoría de las personas menores de 30 años. El desafío real es ayudar a las personas a usar las plataformas de una forma consciente y adaptativa».

El Dr. Scott Krakower, psiquiatra del Hospital Zucker Hillside en la ciudad de Nueva York, piensa que, para algunas personas, las redes sociales pueden resultar en sentimientos de depresión y ansiedad, ya que se comparan con otras en estas redes.

FUENTES: Jeff Lambert, PhD, profesor asistente, psicología de la salud, Universidad de Bath, Inglaterra; Melissa Hunt, PhD, directora asociada, capacitación clínica, Departamento de Psicología, Universidad de Pensilvania, Filadelfia; Scott Krakower, DO, psiquiatra, Zucker Hillside Hospital, Glen Oaks, NY; Ciberpsicología, Comportamiento y Redes Sociales, 3 de mayo de 2022

Dejar respuesta