Los empleados aprovecharon la cuarentena para restaurar algunas obras de arte de Rafael con motivo de los 500 años de su fallecimiento. (Imagen Fuente externa).

Sólo se permiten grupos de diez personas o menos, y medidas preventivas sanitarias como uso de mascarillas, lavado de manos con gel antibacterial y temperatura corporal a cada visitante en la entrada de los museos.

Ciudad de El Vaticano–(ACI-Prensa)–Los Museos Vaticanos reabrió sus puertas a los visitantes presentes en Roma desde el primero de junio y muy pronto también a los turistas de Italia y el resto de Europa, luego de tres meses de inactividad.

El último día que los Museos Vaticanos estuvieron abiertos al público fue el lunes 9 de marzo, debido a que las autoridades italianas decretaron el cierre de los teatros, cines, museos para evitar la propagación de contagios del coronavirus COVID-19.

Sin embargo, esta reapertura incluye todavía medidas cautelares sanitarias, como el uso de mascarillas, el lavado de manos con gel antibacterial, la medición de la temperatura a cada visitante en la entrada de los museos.

Además, los boletos podrán ser comprados sólo con anticipación en línea y con horario concreto, de modo que puedan evitar aglomeraciones al garantizar que las personas visiten los museos en grupos máximos de diez personas.

La directora de los Museos Vaticanos, Barbara Jatta, explicó que durante estos casi tres meses de cierre al público provocado por la pandemia del COVID-19, el equipo de personas que trabaja allí aprovechó para realizar algunos arreglos, manutención y también restauración de algunas obras de arte.

Entre ellas, Barbara Jatta destacó las famosas “estancias de Rafael” en el Salón de Constantino, un espacio amplio decorado con frescos, en el cual un equipo de profesionales realizó estudios para corroborar la técnica utilizada y concluyeron que fueron realizados por el mismo Rafael.

Los resultados de estos análisis son particularmente significativos, no solamente para la directora de los Museos Vaticanos y los artistas que han trabajado en estos estudios, sino para los conocedores del arte italiano ya que en abril de 2020 comenzaron las celebraciones por los 500 años del fallecimiento de este artista del Renacimiento.

Por último, sobre la personalidad de Rafael, Barbara Jatta destacó que fue un hombre con “dones, inteligente, capaz de dialogar, agradable en el trato, quien trabajó para dos Pontífices.”

Destacó que el artista renacentista fue “Un hombre que fue puente, también entre los artistas de la época, un gran ‘manager’ que sabía darse cuenta del talento de las personas que podían ser sus colaboradores. A diferencia de Miguel Ángel que quería trabajar solo.”

Video anexo: Vatican News

Dejar respuesta