La mascarilla apoya la idea de que la dosis viral, también conocida como inóculo viral, determina el grado de enfermedad no es nueva. (Foto: Fuente externa).

La doctora Monica Gandhi, de la Universidad de California, en San Francisco, plantea en un twitter que a menor dosis viral en el cuerpo, menos posibilidad de enfermarse.

San Francisco, California–A medida que más y más estados promueven las máscaras faciales como una forma de controlar la propagación de COVID-19 , el mensaje principal ha sido: use una máscara para proteger a los demás.

Si bien es cierto que la mayoría de las mascarillas faciales son más efectivas para evitar que arrojes gotitas al aire que inhalar gotitas ya dispersas, eso no significa que las mascarillas no ofrezcan protección al usuario.

Es probable que las mascarillas, al bloquear incluso algunas de las gotitas portadoras de virus que inhala, puedan reducir el riesgo de enfermarse gravemente por COVID-19, según Monica Gandhi , MD, especialista en enfermedades infecciosas de UC San Francisco.
“Mientras más virus ingrese a su cuerpo, es más probable que se enferme”, dijo.

En la última ola de infecciones en los EE.UU., el uso más amplio de máscaras puede ser un factor de las tasas de muerte más bajas, junto con más pruebas, pacientes más jóvenes y mejores tratamientos, dijo Gandhi.

Una mayor proporción de estos nuevos casos han sido leves o asintomáticos, aunque se necesitan más datos para ver si se rastrean geográficamente con tasas más altas de uso de mascarillas.

A nivel mundial, los patrones epidemiológicos parecen proporcionar una pista. En países donde el uso de máscaras ya era algo común, como Japón, Taiwán, Tailandia, Corea del Sur y Singapur, y en países donde el uso de máscaras se adoptó rápidamente, como la República Checa, las tasas de enfermedad grave y muerte se han mantenido comparativamente bajas.

Estas observaciones epidemiológicas se encuentran entre las pruebas que Gandhi y sus colegas citan en un artículo en el Journal of General Internal Medicine, en el que proponen que las máscaras pueden provocar infecciones más leves o asintomáticas al reducir la dosis de virus que ingieren las personas.

“Las mascarillas pueden prevenir muchas infecciones por completo, como se vio en los trabajadores de la salud cuando pasamos a la mascarilla universal.»

«También decimos que las máscaras, que filtran la mayoría de las partículas virales, pueden provocar una infección menos grave si se contrae una ”, dijo Gandhi. «Si se infecta, pero no presenta síntomas, esa es la mejor manera de contraer un virus.»

No es una idea nueva
La idea de que la dosis viral, también conocida como inóculo viral, determina el grado de enfermedad no es nueva, dijo Gandhi. Las descripciones de una curva de dosis-mortalidad (la cantidad de virus que se necesita para causar la muerte en un animal) se publicaron por primera vez en 1938 .

Después de todo, las primeras vacunas documentadas en la China del siglo XVI implicaban exponer a una persona a una pequeña cantidad del virus de la viruela para inducir una enfermedad leve y la subsiguiente inmunidad.

Es más probable que un pequeño número de partículas virales sean sofocadas por el sistema inmunológico antes de que puedan proliferar, dijo Gandhi.

Los investigadores han estudiado la dependencia de la dosis de forma experimental con otras infecciones virales, como la gripe. En un estudio con voluntarios sanos, los que recibieron una dosis más alta del virus de la influenza A desarrollaron síntomas más graves.

Debido a que el nuevo coronavirus, el SARS-CoV-2, es potencialmente letal, los experimentos sobre el enmascaramiento y la gravedad de la enfermedad se han limitado necesariamente a los animales.

En un estudio de hámsteres, una partición de máscara quirúrgica entre las jaulas de hámsteres infectados y no infectados redujo significativamente la transmisión de COVID-19. Menos hámsteres contrajeron el virus y los que lo hicieron mostraron síntomas más leves.

Dejar respuesta