En todo el mundo, más de tres mil millones de personas consumen arroz como su principal fuente de alimento básico. (Foto: Fuente externa).

Científicos estudian relación del veneno natural con auge de males cardíacos, aunque sugieren consumir arroz pulido por su alto contenido de fibras.

Manchester, Inglaterra–El arroz es el alimento básico más consumido por una gran parte de la población mundial. Ahora se ha confirmado que el arroz puede contribuir a una exposición prolongada a niveles bajos de arsénico que provocan miles de muertes prematuras evitables por año.

El arsénico inorgánico, no el orgánico, es un veneno agudo bien conocido que puede contribuir a problemas de salud, incluidos cánceres y enfermedades cardiovasculares, si se consume incluso en concentraciones relativamente bajas durante un período prolongado.

Comparado con otros alimentos básicos, el arroz tiende a concentrar arsénico inorgánico. Lo absorbe de manera natural del terreno inundado donde crece y lo concentra en el grano hasta en un 10 % derivado de residuos de minas, pesticidas y otros contaminantes de la tierra.

En todo el mundo, más de tres mil millones de personas consumen arroz como su principal alimento básico. Algunos estiman que el arsénico inorgánico que contiene ese arroz, da lugar a más de 50.000 muertes prematuras evitables por año.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Manchester y la Universidad de Salford ha publicado un nuevo estudio que explora la relación, en Inglaterra y Gales, del consumo de arroz y los males cardiovasculares causados por la exposición al arsénico.

Sus hallazgos, publicados en la revista Science of the Total Environment, muestran que, una vez que se corrigen los principales factores que se sabe que contribuyen a las enfermedades cardiovasculares (por ejemplo, obesidad, tabaquismo, edad, falta de ingresos, falta de educación), existe una relación entre la mortalidad cardiovascular elevada, registrada a nivel de autoridad local, y el consumo de arroz con arsénico inorgánico.

El profesor David Polya de la Universidad de Manchester afirmó: «El tipo de estudio ecológico realizado tiene muchas limitaciones, pero es una forma relativamente económica de determinar si existe un vínculo plausible entre un mayor consumo de arroz con arsénico inorgánico y un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.”

Y agrega que: «El estudio sugiere que el 25 % más alto de consumidores de arroz en Inglaterra y Gales puede tener un mayor riesgo de mortalidad cardiovascular debido a la exposición al arsénico inorgánico en comparación con el 25 % más bajo de consumidores de arroz.”

«El aumento del riesgo modelado es de alrededor del 6 % (con un intervalo de confianza para esta cifra del 2 % al 11 %). Ello también podría reflejar en parte una combinación de la susceptibilidad, los comportamientos y el tratamiento de esas comunidades en Inglaterra y Gales con dietas relativamente altas en arroz.”

El equipo de investigación sugiere que en lugar de evitar comer arroz, las personas podrían consumir variedades de arroz como el basmati y o tipos de arroz pulido, (en lugar de arroz integral), que se sabe que suelen tener un contenido más bajo de arsénico inorgánico.

Otros comportamientos positivos serían comer una variedad equilibrada de alimentos básicos, no solo predominantemente arroz. Añaden que se requieren otros estudios más sólidos para confirmar el resultado, dados muchos de los efectos beneficiosos de comer arroz debido a su alto contenido de fibra.