El agua inundó la zona turística de Fort Lauderdale, a lo largo del malecón que bordea el área de playa frente al océano Atlántico. (Foto: RoseMaryNews.com).
  • Inundaciones de Eta empapan en el sur de la Florida.
  • Carreteras cortadas, calles intransitables.
  • Barrios inundados y aguas en zonas comerciales es el panorama al inicio de la jornada del lunes en el sur de la Florida.

Miami, Florida—Las autoridades en los condados de Miami-Dade y Broward evalúan la mañana del lunes los efectos de las inundaciones ocasionadas por la tormenta tropical Eta, que en el fin de semana arrojó más de 35 pulgadas de lluvias en todo el estado y dejó más de 100-mil usuarios sin servicio de energía eléctrica.

Las lluvias y vientos intensos intermitentes azotaron de sur a norte, desde Key West hasta Jacksonville, y de este a oeste, desde San Agustín hasta Tampa.
De hecho, vecinos del centro de Miami, Hialeah, Opa-locka, Miami Lakes y Miramar amanecieron inundados en áreas susceptibles, sobre todo en barrios de casa móviles. El panorama mostraba vehículos averiados en algunas vías y muchos residentes con el agua hasta o sobre las rodillas.

La inundación de las vías en el sur de la Florida dificultó el tránsito vehicular en muchos vecindarios, además de inundar propiedades. (Fuente externa).

La zona continúa bajo estado de emergencia hasta el mediodía de este lunes, mientras el sol asoma con timidez, y cuando las autoridades evaluarán la magnitud de los daños causados por las aguas continúas desatadas por la tormenta Eta.

Lugares emblemáticos como la ruta A-1-A de Fort Lauderdale by the Sea, y el centro comercial de Fort Lauderdale, amanecieron bloqueadas por el agua luego de las intensas lluvias que azotaron toda la zona durante el sábado, el domingo y la madrugada del lunes, acompañada de fuertes vientos.

En Miami-Dade, las secuelas de la tormenta también afectaron las zonas costeras del vecindario de Brickell, en el centro turístico y comercial de Miami, con severas inundaciones a lo largo de la Brickell Avenue y la calle 13 del Sudeste de la ciudad.

Desde la I-95 hacia el este, las lluvias ocasionaron estragos en zonas bajas. (Fuente externa).

En la zona financiera de Miami, específicamente la intersección de avenida Brickell y 12th Terrace, varios automóviles fueron retirados de la zona después de quedar atrapados en el agua.

El lugar, localizado a solo una manzana de la Bahía Biscayne, tuvo una significativa entrada de mar que se sobrepuso a la capacidad del sistema de bombeo de agua.

Entretanto, dada la alta probabilidad de lluvia, el Centro Nacional de Meteorología informa que continúa la advertencia de inundación repentina en Miami-Dade y zonas de Broward hasta al menos el mediodía.

Algunos residentes salieron de sus hogares con el agua sobre las rodillas. (Fuente externa).

Imágenes de televisión mostraron algunos residentes quedaron varados en la vía pública cuando salían o se dirigían a sus centros de trabajo, mientras algunos conductores varados trataban de mover sus vehículos averiados en distintas rutas, mientras otros buenos samaritanos trataban de ayudar a quienes se quedaron a mitad de camino. Las calles inundadas, en particular Miami Beach, mostraron incluso una patrulla de la policía de la ciudad de Miami que quedó inhabilitada, por lo que fue auxiliada por grúa que la remolcó hasta un lugar menos peligroso fuera de la zona inundada.

Algunos residentes del área indicaron que jamás, a lo largo de 25 años de residencia, habían visto una escena de emergencia ocasionada por el mal tiempo como la ocurrida durante el fin de semana en el sur de la Florida. La zona continúa este lunes bajo advertencia de más lluvias e inundaciones.

Mientras que en el condado de Broward, en particular los vecindarios de Melrose Park, en Fort Lauderdale, la situación pasó de mal a peor. Las lluvias intermitentes inundaron residencias y dormitorios en horas de la noche, mientras las autoridades acudían en auxilio en situaciones de emergencia para muchos residentes sin servicio de energía eléctrica.

Uno de los barrios más afectados fue el vecindario Melrose Park de Fort Lauderdale. Los funcionarios de la ciudad de Fort Lauderdale dijeron que dicha área se construyó a finales de los años 50 y que la red de drenaje desemboca en un canal, sin una red de distribución para el drenaje pluvial.

Dejar respuesta