Los estadounidenses gastan cerca de 300 billones de dólares cada año en mejoras y/o reparaciones a sus hogares.

Por Jesús Rojas

Miami, Florida—Con la llegada de la Navidad y las fiestas pascuales, muchos dueños de propiedades deciden modificar la estructura física de sus hogares tanto por dentro como por fuera, para recibir el nuevo año con un aire novedoso, lo que a veces se traduce en dolores de cabeza y complicaciones legales cuando contratan a individuos y empresas inexpertos en el mejor de los casos, o pícaros o pillos en el peor de ellos.

Los estadounidenses gastan cerca de 300 billones de dólares cada año en mejoras y/o reparaciones a sus hogares. Por desgracia, algunos de dólares esos se pierden entre los esquemas de fraudes de algunos contratistas, como suelen ser los casos más comunes.

Según entidades pro derechos del consumidor, los casos más comunes de fraudes a la hora de contratar a una persona o compañía para realizar cambios o modificaciones a sus hogares son los siguientes: los que exigen un depósito o pago adelantado para luego desaparecer; los que ofertan bajo costo, contrato ambiguo y cambian las condiciones del trabajo acordado; y los que se aprovechan de las situaciones de crisis por tormentas o huracanes.

En el primer caso, los contratistas demandan un enorme depósito en efectivo como avance del proyecto. Suelen tomar el dinero y luego desaparecen sin dejar huellas. Para prevenir dicho acto, el estado de California prohíbe a un contratista exigir más de mil dólares como avance para iniciar los trabajos. Se recomienda al cliente firmar un contrato bien detallado, no pagar en efectivo y sólo pagar la mitad del costo total acordado.

En el segundo tipo de engaño, llamado anzuelo y cambio, el cliente debe exigir por escrito las fechas de inicio y final del proyecto en su casa, las condiciones de posibles retrasos, desglose de la lista de materiales, información de garantías y los procedimientos en caso de cambios en el plan programado. Señales de alerta: Si le ofrecen un precio muy bajo y un contrato confuso o no muy claro.

El riesgo podría ser que al recibir una oferta muy baja, el contratista añada después gastos extras “no previstos”, y altere su presupuesto, ante la falta de un contrato escrito y definido de procedimiento de cambios. Cómo evitarlo: Obtenga varias ofertas para su proyecto, sólo firme un contrato claro y preciso, y no pague un solo dólar en efectivo por anticipado.

El truco número tres y tal vez el más común por la variedad de regiones en la vasta geografía de los Estados Unidos, consiste en los contratistas que visitan puerta por puerta ofreciendo precios baratos y rápidos después de una tormenta o emergencia del clima. El riesgo es que dichas personas son improvisados, no tienen experiencia para realizar un trabajo de calidad o renuncian al siguiente día.

Algunas precauciones pueden ser las siguientes: Si recibe una oferta, indague sobre la compañía, pida varios estimados de ofertas, verifique las cualificaciones profesionales, y estar bien claro en detalles y responsabilidades a la hora de firmar el contrato.

Por ejemplo, en el estado de Colorado se exige a los reparadores de techos que piden un depósito mayor de mil dólares entregar al cliente un contrato escrito y firmado antes de iniciar los trabajos. Si el contrato es cancelado, el contratista tiene que reembolsar los pagos al cliente por los trabajos no realizados, incumplidos o dejados de hacer en el proyecto.

Para concluir, si desea llegar a buen término en cualquier proyecto residencial tome en cuenta los consejos y detalles señalados a la hora de suscribir por escrito o verbal un acuerdo con un contratista. Evitará así sorpresas desagradables durante el proyecto o al final del mismo, alteraciones a su bolsillo o que la amargura empañe su alegría y le impida disfrutar su sueño hecho realidad en el calor de la familia y la intimidad de su hogar, que es más que cuatro paredes y un techo.

Compartir
Artículo anteriorMarc Anthony, Javier Báez y Henry Cárdenas llegan a PR: Inauguran campos béisbol comunitarios
Artículo siguienteTécnicas para reducir el azúcar en la sangre
Rose Mary Santana
Periodista hispanoamericana, Especialista en Medios Digitales y Relaciones Públicas Corporativas. Se distingue por ser Defensora de los Derechos Humanos, Democracia y Libertad de Prensa para los países de América Latina, acuñando la frase de Abraham Lincoln, "La democracia es el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo." Ex presidenta en dos oportunidades del Colegio Dominicano de Periodistas, Florida. Corresponsal en Miami de www.acento.com.do, www.elnuevodiario.com.do y www.Diasporadominicana.com.do, Primicias y otros medios importantes de la República Dominicana. Primera periodista dominicana en escribir desde Estados Unidos para Diario Libre Digital y El Nuevo Diario. Aborda el tema de República Dominicana en Diario Las Américas. Miembro de la Asociación Nacional de Periodistas Hispanos en los Estados Unidos, NAHJ y miembro del Programa de Influyentes del Hispanic Digital Network de Cisión y PRNewswire, quienes crean este blog bajo este programa donde solo participan personalidades consideradas por ellos, como influencer hispanos en los Estados Unidos. Miembro de la Asociación de Prensa Internacional de Miami, MIPA, Asociación Nacional de Hispanos en Estados Unidos, NAHJ, Miembro de la Federación Internacional de Periodistas, FIP, sede Bruselas, Asociación de Prensa Turística de la República Dominicana en FL, del Círculo de Locutores de RD en FL, Asesora de la Carrera de Comunicación Social de URBE UNIVERSITY, ex Directora de Comunicaciones de Diaspora Development Foundation en Florida. Presidenta de la Comisión de Asuntos Diplomáticos del Colegio Dominicano de Periodistas, CDP-RD, Directiva 2019-2022. Egresada de la Universidad Dominicana O & M y con Diplomados en Relaciones Públicas y Relaciones Públicas Corporativas de las Universidades Tecnológica de Santiago, (UTESA) y Acción Pro Educación y Cultura, (APEC) en República Dominicana. Cuenta con un Certificado en Ciencias Políticas de UNICARIBE COLLEGE en el estado de la Florida, donde laboró además como Directora de Comunicaciones en la entidad universitaria. Reconocida por méritos acumulados en las Alcaldías de San Juan en Puerto Rico, Miami en Florida y en la Ciudad de Miramar también en la Florida, en esta última, convirtiéndose en la primera periodista hispana en recibir un reconocimiento en los 60 años de fundada esta Ciudad. Recibió en el 2021 en el marco del Día Nacional del Periodista y Mes del Periodista en República Dominicana, el máximo galardón que otorga el Colegio Dominicano de Periodistas, CDP, "Medalla al Mérito Periodístico". Rose Mary Santana, además obtuvo dos galardones del Observatorio de Medios Digitales de República Dominicana, catalogada en el año 2020, como "Mejor Comunicadora Digital en el Extranjero" y este Blog Noticioso, "Mejor Medio Digital de la Diáspora." Reconocida por diversos medios en la Florida, entre ellos, Dominicanos Hoy. También ha sido reconocida por la Junta Central Electoral en Miami y por el Instituto de Dominicanos en el Exterior, (IDEX). En Puerto Rico, fue reconocida por la Fundación Misión de Amor. Ha recibido a lo largo de su trayectoria profesional, más de 40 certificaciones por participación en cursos relacionados con su carrera, incluidos varios del Fondo de Población de las Naciones Unidas, UNFPA, Universidad Autónoma de Santo Domingo,(UASD), Organización Mundial de la Salud, (OMS), Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, (UNICEF) entre otros organismos internacionales. También cuenta con varias certificaciones de entidades periodísticas internacionales, entre las que se destacan, la Federación Internacional de Periodistas, (FELAP), la Fundación Konrad Adenauer en Alemania, del Centro Knight de Periodismo de Las Américas y la Universidad de Texas, entre otros. En su haber profesional en República Dominicana, ha sido figura cumbre en coberturas noticiosas de Cumbres de Jefes de Estado y de Gobierno, además de la fuente noticiosa más importante del país, la de la Presidencia de la República Dominicana y otras. Laboró durante muchos años para Radio Cadena Comercial y su red de más de 20 emisoras a lo largo del país. Fue corresponsal desde República Dominicana para Estados Unidos de la Voz de América, (VOA). Rose Mary Santana, se convirtió a su llegada a la Florida, en ser la única periodista dominicana que ha sido invitada por el Comando Sur de los Estados Unidos para abordar un Black Hawk y aterrizar en un portaaviones en el océano para una cobertura periodística en el buque hospital Kearsarge. Cuenta con un certificado de Cobertura de Desastres, tras concluir entrenamiento con la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, realizado en Miami. También ha participado invitada por la Embajada de los Estados Unidos en República Dominicana en el seminario de Liderazgos en Medios de Comunicación, efectuado conjuntamente con el Centro Internacional para Periodistas, (ICFJ). Labor Comunitaria Social Ella ha desempeñado una amplia labor en el campo comunitario, laborando con reputadas entidades sin fines de lucro, a título de cooperación. Entre esas instituciones se destacan en su natal, República Dominicana, diferentes clubes culturales, entre ellos, Nueva Generación y Cultural La Fe, donde realizó la Primera Caminata de Lucha Contra las Drogas de manera conjunta con importantes organismos en República Dominicana. De hecho, la primera Escuela Pública del Sector La Loma del Chivo en el Barrio 27 de febrero, una columna lleva su nombre, dedicada en función de su esfuerzo para lograr esta construcción que beneficia a miles de niños con accesibilidad a la educación que residen en este sector, entre otras actividades comunitarias en su país. En el Estado de la Florida, se ha desempeñado como directora de comunicaciones de la Fundación del ex pelotero de Grandes Ligas, Juan Guzmán de manera honorífica, dentro de sus labores sociales, llegando a realizar exitosamente dos Cenas Galas para la entidad. También en Diáspora Development Foundation en la Florida, ha sido voluntaria, miembro del equipo fundador y Directora de Comunicaciones. Colabora con grupos comunitarios que luchan contra cáncer de seno, siendo una sobreviviente de la enfermedad.