El 531st Hospital Center, con sede en Fort Campbell, se desplegó hoy en Nueva York como parte del apoyo del Ejército de EE. UU. a la crisis de COVID. El 531 ofrece una amplia gama de capacidades médicas, incluida la medicina de emergencia y la capacidad quirúrgica. Están bien entrenados, bien dirigidos y bien equipados, y los más de 300 soldados que componen la unidad son profesionales absolutos. (Foto: DoD).

Militares activos y de la Guardia Nacional prestan servicios y apoyan agencias civiles frente a la emergencia desatada por la pandemia.

Washington, D.C.–El general de división de la Fuerza Aérea, Jeff Taliaferro, declaró en el Pentágono que el buque hospital USNS Mercy ha comenzado a admitir pacientes y realizar cirugías en Los Ángeles, mientras que el USNS Comfort llegó ayer a Nueva York y comenzó a ver pacientes este martes.

En una teleconferencia, el comandante enfatizó que las naves hospitalarias de la Marina están diseñadas para tratar víctimas en zonas de guerra. Agregó que el personal médico militar trata a pacientes con trauma en lugares cerrados en los barcos de 1,000 camas y no está realmente optimizado para enfermedades infecciosas.

El general Taliaferro indicó que «Por eso, el concepto operacional es que eliminan ese trauma y la capacidad de atención aguda de los hospitales locales, donde es mucho, mucho más efectivo para tratar enfermedades infecciosas.»

El Ejército ha desplegado personal en Nueva York y Seattle, y están trabajando en hospitales de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias. En Nueva York, están ayudando al personal de las instalaciones de tratamiento en el Centro de Convenciones Jacob K. Javits. En Seattle, están dotando de personal a una instalación en el CenturyLink Field Event Center.

«Para acelerar nuestra respuesta, llevamos a los especialistas médicos hacia adelante para poder comenzar a trabajar de inmediato mientras su equipo tradicional está atrasado unos días», señaló Taliaferro.

En Nueva York, hay 45 pacientes en el Centro Javits, dijo. Se espera que ese número aumente rápidamente, según funcionarios de Nueva York.

Taliaferro también señaló que el Secretario de Defensa, Dr. Mark T. Esper, desplegó una instalación médica expedicionaria de la Marina, dividiendo la unidad entre Dallas y Nueva Orleans. Agregó que el personal médico está volando a las ciudades y comenzará a operar lo antes posible.

A nivel nacional, cerca de 15,000 miembros de la Guardia Nacional están apoyando el esfuerzo. Esper ha aprobado fondos federales para las misiones estatales que realizan estos soldados y aviadores.

El general dijo que el Departamento de Defensa apoya totalmente a FEMA, que está liderando este esfuerzo de todo el gobierno y ayudará donde pueda y donde tenga sentido. Señaló que el Departamento de Defensa tiene alrededor de 1.300 camas de hospital, mientras que el resto del país tiene casi un millón de camas.

El Departamento de Defensa puede marcar la diferencia con las instalaciones expedicionarias, y está movilizando esas capacidades, dijo Taliaferro. «Tenemos el desafío de generar grandes capacidades», agregó.

«Todavía estamos trabajando duro para ser parte de la solución de manera rápida y proactiva, pero siempre en asociación con FEMA.»

Taliaferro dijo que el departamento está llamando a profesionales médicos de las unidades componentes de la reserva, pero los servicios deben ser deliberados.

Muchos de los médicos, enfermeras, técnicos de rayos X y otro personal médico que están en los componentes de la reserva también trabajan en hospitales locales, y ya están en la primera línea de combate contra COVID-19.

Dejar respuesta