El destructor de misiles teledirigidos, USS William P. Lawrence (DDG 110), clase Arleigh Burke de la Marina de EE.UU., desafió los reclamos marítimos excesivos del régimen ilegítimo de Maduro. (Foto de Archivo de la Marina de los EE.UU. por el especialista en comunicación de masas de 2a clase, Patrick Semales).

El buque naval USS William P. Lawrence reafirmó el derecho a la navegación internacional segura en aguas del Mar Caribe.

En un lugar del Mar Caribe—La Armada de los Estados Unidos ratificó el derecho a la navegación segura en aguas internacionales cerca de Venezuela, luego de una exitosa operación de libertad en el mar Caribe, informa el Comando Sur norteamericano.

Un comunicado difundido el miércoles, precisa que el destructor de misiles teledirigidos, USS William P. Lawrence (DDG 110) clase Arleigh Burke de la Marina de guerra, desafió los reclamos marítimos excesivos del régimen de Venezuela en aguas internacionales al navegar en aguas internacionales más allá de las doce millas territoriales cerca de las costas venezolanas.

La Marina de los EE.UU. impugnó previamente los reclamos excesivos del régimen de Venezuela el 15 de julio, cuando el USS Pinckney, (DDG 91), reafirmó de manera legal y pacífica los derechos y libertades de navegación marítima reconocidos internacionalmente durante una operación similar en aguas internacionales fuera del mar territorial de Venezuela.

El régimen ilegítimo de Maduro reclama indebidamente controles excesivos sobre esas aguas internacionales, que se extienden tres millas náuticas más allá del mar territorial de 12 millas náuticas, una afirmación que es incompatible con el derecho internacional.

El comunicado del Comando Sur subraya que “la Marina de los Estados Unidos lleva a cabo operaciones de libertad de navegación en todo el mundo para demostrar el compromiso de los Estados Unidos de defender los derechos, las libertades, el acceso y los usos legales de las aguas y el espacio aéreo internacionales garantizados a todas las naciones.”

Añade que las operaciones de libertad de navegación ayudan a preservar la navegación marítima y los derechos de acceso garantizados a todas las naciones.

“El acceso global a las aguas internacionales protege los intereses nacionales de los EE.UU., Promueve un orden internacional justo y garantiza que la Marina de los EE.UU. pueda cumplir misiones clave, que incluyen despliegues de asistencia humanitaria, operaciones de socorro en casos de desastre, apoyo a los esfuerzos internacionales contra el narcotráfico y ejercicios multinacionales que fortalecen las asociaciones regionales.

El USS William P. Lawrence y los barcos de la Marina y la Guardia Costera de los EE.UU. operan actualmente en aguas del Mar Caribe como parte de la operación mejorada de lucha contra los narcóticos de la administración del presidente Donald Trump, que tiene como objetivo desarticular los carteles de narcotráfico que operan en la región.

Dejar respuesta