Los CDC subrayan que los recientes viajes de pasajeros en países extranjeros continúan registrando brotes de COVID-19, a pesar de que los operadores de cruceros tienen extensos protocolos de salud y seguridad. (Foto: Fuente externa).

Las autoridades de los CDC exigieron seguridad y protocolos más rigurosos a la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros, CLIA, antes de anular la orden de no navegar en puertos de Estados Unidos.

Washington, D.C.–Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, (CDC), anunció la extensión de una Orden de No Navegar para cruceros hasta el 31 de octubre de 2020. Esta orden continúa suspendiendo las operaciones de pasajeros en cruceros con capacidad para transportar al menos 250 pasajeros en aguas sujetas a la jurisdicción de EE.UU.

La Asociación Internacional de Líneas de Cruceros (CLIA) organizó una conferencia de prensa virtual con directores ejecutivos de Royal Caribbean Group, Carnival Corporation, MSC Cruises y Norwegian Cruise Line Holdings Ltd. para anunciar que la industria de cruceros ha presentado sus nuevos protocolos integrales a los Centros para el Control de Enfermedades de EE.UU. (CDC) para volver a poner en marcha los cruceros, industria que registra pérdidas diarias por miles de millones de dólares en todo el mundo.

Los ejecutivos de la línea de cruceros y los líderes de la industria hablaron sobre una variedad de temas relacionados con las nuevas políticas que esperan que los cruceros comiencen nuevamente, como había informado Rosemarynews.com el pasado 23 de septiembre. https://rosemarynews.com/clia-extiende-suspension-cruceros-puertos-ee-uu-por-virus/

No obstante, “Los datos recientes de vigilancia acumulados informados a los CDC desde el 1 de marzo hasta el 29 de septiembre de 2020 muestran al menos 3,689 casos de enfermedades COVID-19 o similares a COVID en cruceros en aguas de EE.UU., Además de al menos 41 muertes reportadas.»

«Reconocemos que estos números probablemente estén incompletos y subestimados”, señala la entidad.

Añaden que los brotes recientes en cruceros en el extranjero proporcionan evidencia actual de que los viajes en cruceros continúan transmitiendo y amplificando la propagación del SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, incluso cuando los barcos navegan con capacidad de pasajeros reducida, y probablemente propagaría la infección en las comunidades estadounidenses si las operaciones de pasajeros se reanudaran prematuramente en los Estados Unidos.

Las autoridades de los CDC señalan que los desafíos descritos en la Orden de No Navegar destacan la necesidad de tomar más medidas antes de que los cruceros puedan reanudar de manera segura las operaciones de pasajeros en los Estados Unidos.

Subrayan que los recientes viajes de pasajeros en países extranjeros continúan teniendo brotes, a pesar de que los operadores de cruceros tienen extensos protocolos de salud y seguridad para prevenir la transmisión del SARS-CoV-2 a bordo y propagarse a las comunidades donde los pasajeros desembarcan.

“Cuando aparentemente se observaron los protocolos de salud y seguridad, la reanudación de las operaciones de pasajeros sobrecargó significativamente a las autoridades de salud pública al crear la necesidad de pruebas adicionales de SARS-CoV-2, aislamiento de viajeros infectados, rastreo de contactos y cuarentena de personas expuestas.”

La continua propagación de la pandemia COVID-19 en todo el mundo, el riesgo de resurgimiento en países que han suprimido la transmisión, las preocupaciones constantes relacionadas con el reinicio de la navegación internacional y la necesidad de tiempo adicional para evaluar las medidas de la industria para controlar la posible transmisión del SARS-CoV-2 a bordo. Los cruceros con pasajeros sin afectar la salud pública, apoyan la continuación de la Orden de No Navegar en este momento.

En los cruceros, los pasajeros y la tripulación comparten espacios que están más concurridos que la mayoría de los entornos urbanos. Los datos muestran que cuando solo la tripulación esencial está a bordo, todavía se produce la propagación continua del SARS-CoV-2.

Si se permitiera que se reanudaran las operaciones de pasajeros de cruceros sin restricciones, los pasajeros y la tripulación a bordo estarían en mayor riesgo de infección por SARS-CoV-2 y aquellos que trabajan o viajan en cruceros supondrían un riesgo sustancial e innecesario para los trabajadores de la salud, el personal portuario y federales o socios (es decir, Aduanas y Protección Fronteriza y la Guardia Costera de los EE.UU.), y las comunidades a las que regresan.
La extensión de la Orden de los CDC permanecerá en vigor hasta lo primero de:

1. La expiración de la declaración del Secretario de Salud y Servicios Humanos de que COVID-19 constituye una emergencia de salud pública,

2. El Director de los CDC anula o modifica la orden basándose en consideraciones específicas de salud pública u otras consideraciones, o

3. 31 de octubre de 2020.

Los CDC continuarán actualizando sus guías y recomendaciones para especificar estándares básicos de seguridad e intervenciones de salud pública basadas en la mejor evidencia científica disponible. Para obtener más información sobre COVID-19 y cruceros, visite www.cdc.gov/coronavirus/2019-ncov/travelers/cruise-ship/what-cdc-is-doing.html. Para ver la orden de no navegar, visite www.cdc.gov/quarantine/cruise.

Dejar respuesta