El FBI precisó que varios países tienen un gran interés en robar datos sobre el virus, así como la información sobre una posible vacuna. (Foto: Fuente externa).

El teletrabajo ha abierto una gran cantidad de vulnerabilidades que los piratas buscan explotar.

Washington, D.C.—Desde el inicio de la pandemia COVID-19, los ciberpiratas informáticos nacionales e internacionales buscan aprovechar las actividades diarias en línea de los estadounidenses, informa el Centro de Quejas de Delitos en Internet (IC3), del FBI.

Tonya Ugoretz, subdirectora adjunta de la División Cibernética del FBI, dijo el jueves que el IC3 recibía entre 3.000 y 4.000 denuncias de ciberseguridad cada día, un salto importante desde antes de la pandemia de COVID-19 cuando se recibían cerca de 1.000 denuncias por día.

«Hemos registrado un aumento de las vulnerabilidades en línea y del interés de los actores de amenazas para explotarlas», dijo Ugoretz durante un seminario web organizado por el Instituto Aspen el jueves.

La funcionaria federal precisó que muchos de los piratas informáticos son de estados nacionales que tienen un «deseo de obtener información» sobre la investigación relacionada con COVID-19, y que el «cambio rápido al teletrabajo» ha abierto una gran cantidad de vulnerabilidades cibernéticas para que los hackers los exploten.

«Los países tienen un gran interés en la información sobre el virus, como la información sobre una vacuna», dijo Ugoretz. «Ciertamente hemos visto actividad de reconocimiento y algunas intrusiones en algunas de esas instituciones, especialmente aquellas que se han identificado a sí mismas como trabajando en la investigación de COVID.»

El FBI está entre un grupo de agencias federales que el miércoles emitieron una alerta conjunta sobre las amenazas cibernéticas de Corea del Norte, en particular a las instituciones financieras, con el objetivo de financiar sus programas de armas y evadir las sanciones internacionales.

Dejar respuesta