En dos semanas se han registrado más casos de COVID-19 que en los primeros seis meses de la pandemia. (Foto: Fuente externa).

Países con vacunación con BCG generalizada parecen estar capeando la pandemia mejor que sus contrapartes.

Santa Barbara, California–La vacuna BCG en la infancia no protege contra el COVID-19, según indican los datos suecos: los investigadores descubren los primeros resultados sobre una vacuna contra la tuberculosis existente que se ha teorizado para ayudar contra el coronavirus.

Mientras los científicos se apresuran a desarrollar y probar una vacuna eficaz contra el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, estudios recientes han indicado que los países con vacunación con BCG generalizada parecen estar capeando la pandemia mejor que sus contrapartes.

Esto ha llevado a muchos investigadores a sospechar que la vacuna BCG, que inmuniza contra la tuberculosis, podría ofrecer protección contra COVID-19.

Los ensayos controlados con la vacuna están en curso, pero mientras tanto Clément de Chaisemartin, profesor asistente de economía en la UC Santa Bárbara, y su coautor y primo Luc de Chaisemartin, inmunólogo de la Universidad Paris-Saclay, decidieron ver qué podrían aprender de los datos de salud pública existentes.

El economista recordó este hecho cuando los estudios comenzaron a informar que a los países que tenían la vacuna BCG obligatoria les estaba yendo mejor en la pandemia que a los que no las tenían.

Suecia, descubrió, había suspendido la práctica en abril de 1975. Eso se ajustaba perfectamente a sus necesidades, por lo que se comunicó con la agencia de salud pública del país, que acordó compartir datos con él.

Los investigadores compararon los resultados de COVID-19 entre los dos grupos y encontraron que los casos per cápita, las hospitalizaciones per cápita y las muertes per cápita eran muy similares para las personas nacidas justo antes y justo después del límite del 1 de abril.

Los resultados fueron esclarecedores. La correlación entre la vacunación obligatoria con BCG y los resultados de COVID-19 es muy fuerte y se manifiesta incluso cuando se controlan varios factores relevantes, como el ingreso per cápita.

Pero los resultados similares de COVID-19 entre quienes recibieron la vacuna en la infancia y quienes no indicaron que la inmunización no puede ser la causa.

Usando información de la agencia de salud pública sueca, la pareja determinó que la vacuna BCG durante la infancia en realidad no protege contra el virus.

Sus resultados, que aparecen en la revista Clinical Infectious Diseases, sugieren que otros factores relacionados probablemente subyacen a las disparidades entre países.

«Tener un estudio como el nuestro, que se basa en un experimento natural, es útil», explicó Clément de Chaisemartin, «porque aunque no analiza exactamente la misma pregunta de investigación que los ensayos controlados, que medirán el efecto de un vacunación BCG reciente: nuestros resultados están disponibles mucho más rápidamente.»

Dejar respuesta