Los científicos aseguran la luz UVC lejana no discrimina realmente entre los tipos de coronavirus, por lo que neutraliza de igual manera el SARS-CoV-2. (Foto: Fuente externa).

Científicos confirman luz ultravioleta neutraliza el COVID-19 en lugares cerrados.

Ciudad de Nueva York, Nueva York–Más del 99.9% de los coronavirus estacionales presentes en las gotitas en el aire murieron cuando se expusieron a una longitud de onda particular de luz ultravioleta que es segura de usar alrededor de los humanos, según un nuevo estudio del Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia.

«En base a nuestros resultados, la desinfección continua en el aire con luz ultravioleta lejana en el límite regulatorio actual podría reducir en gran medida el nivel de virus en el aire en ambientes interiores ocupados por personas», dice el autor principal del estudio, David Brenner, PhD, Profesor Higgins de Radiofísica de Radiación en el Colegio de Médicos y Cirujanos Vagelos de la Universidad de Columbia y director del Centro de Investigación Radiológica del Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia.

Antecedentes
La luz UVC germicida convencional (longitud de onda de 254 nm) se puede usar para desinfectar espacios desocupados como habitaciones de hospital vacías o vagones de metro vacíos, pero la exposición directa a estas lámparas UV convencionales no es posible en espacios públicos ocupados, ya que esto podría ser un peligro para la salud, indica la investigación publicada en Scientific Reports.

Para desinfectar de manera continua y segura las áreas interiores ocupadas, los investigadores del Centro Médico Irving de la Universidad de Columbia han estado investigando la luz UVC lejana (longitud de onda de 222 nm).

La luz UVC lejana no puede penetrar la capa lagrimal del ojo o la capa externa de piel muerta, por lo que no puede alcanzar ni dañar las células vivas del cuerpo.

Los investigadores habían demostrado previamente que la luz UVC lejana puede matar de forma segura los virus de la gripe en el aire.

El nuevo documento extiende su investigación a los coronavirus estacionales, que son estructuralmente similares al virus SARS-CoV-2 que causa COVID-19.

Detalles del estudio
En el estudio, los investigadores utilizaron un dispositivo de nebulización para aerosolizar dos coronavirus comunes. Los aerosoles que contenían coronavirus se hicieron fluir a través del aire frente a una lámpara de UVC lejana. Después de la exposición a la luz UVC lejana, los investigadores probaron para ver cuántos de los virus aún estaban vivos.

Los investigadores descubrieron que más del 99.9% del virus expuesto había sido eliminado por una exposición muy baja a la luz ultravioleta lejana.

Con base en sus resultados, los investigadores estiman que la exposición continua a la luz ultravioleta lejana en el límite reglamentario actual mataría al 90% de los virus en el aire en casi 8 minutos, al 95% en cerca de 11 minutos, al 99% en unos 16 minutos y al 99.9% en solo 25 minutos.

Uso de UVC en interiores
La sensibilidad de los coronavirus a la luz ultravioleta lejana sugiere que puede ser factible y seguro usar lámparas aéreas ultravioletas lejanas en lugares públicos interiores ocupados para reducir notablemente el riesgo de transmisión de coronavirus de persona a persona, así como otros virus como la gripe.

Estudios en curso en SARS-CoV-2
En un estudio en curso por separado, los investigadores están probando la eficacia de la luz UVC lejana contra el SARS-CoV-2 en el aire. Los datos preliminares sugieren que la luz UVC lejana es igual de efectiva para matar el SARS-CoV-2.

«La luz UVC lejana no discrimina realmente entre los tipos de coronavirus, por lo que esperábamos que matara el SARS-CoV-2 de la misma manera», dice Brenner. «Dado que el SARS-CoV-2 se transmite en gran medida a través de gotitas y aerosoles que son tosidos y estornudados en el aire, es importante contar con una herramienta que pueda inactivar el virus de manera segura mientras está en el aire, especialmente cuando hay personas cerca.»

Brenner continúa: «Debido a que es seguro de usar en espacios ocupados como hospitales, autobuses, aviones, trenes, estaciones de tren, escuelas, restaurantes, oficinas, teatros, gimnasios y en cualquier lugar donde la gente se reúna en el interior, la luz ultravioleta lejana podría usarse en combinación con otras medidas, como usar mascarillas y lavarse las manos, para limitar la transmisión del SARS-CoV-2 y otros virus.»

Dejar respuesta