Una máscara facial equipada con un sensor especial (ilustrado) puede detectar proteínas de ciertos virus en el aire y alertar a su usuario a los pocos minutos de la exposición. (Imagen: Fuente externa).
  • La mascarilla algún día podría ser una nueva herramienta para adelantarse a los brotes de enfermedades respiratorias.
  • El sensor podría detectar solo una fracción de un microlitro de estas proteínas; una tos podría contener de 10 a 80 veces más.
  • Una vez que se detectaba un patógeno, la combinación de sensor y máscara enviaba una señal a los investigadores informándoles de la presencia del virus.

Washington, DC — Una máscara facial equipada con un sensor especial puede detectar proteínas de ciertos virus en el aire y alertar a su usuario a los pocos minutos de la exposición.

Las máscaras faciales, el símbolo no oficial de la pandemia de COVID-19, están subiendo de nivel.

Una máscara equipada con componentes electrónicos especiales puede detectar el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, y otros virus en el aire dentro de los 10 minutos posteriores a la exposición , informan el investigador de materiales Yin Fang y sus colegas el 19 de septiembre en la revista Matter.

“La ligereza y facilidad de uso de esta mascarilla permite a los usuarios usarla en cualquier momento y en cualquier lugar”, dice Fang, de la Universidad de Tongji en Shanghái. “Se espera que sirva como un sistema de alerta temprana para prevenir grandes brotes de enfermedades respiratorias infecciosas”.

Los virus en el aire pueden viajar entre los huéspedes en las gotas de aire que las personas inhalan y exhalan. Las personas infectadas con una enfermedad respiratoria pueden expulsar miles de gotitas que contienen virus al hablar, toser y estornudar.

Incluso aquellos que no tienen signos de estar enfermos a veces pueden transmitir estos virus; las personas infectadas con el SARS-CoV-2 pueden comenzar a infectar a otros al menos dos o tres días antes de mostrar síntomas.

Por lo tanto, los virus a menudo tienen una ventaja inicial cuando se trata de infectar a nuevas personas, informa Science News. 

Fang y sus colegas diseñaron un sensor especial que reacciona ante la presencia de ciertas proteínas virales en el aire y lo adhirieron a una máscara facial. Luego, el equipo roció gotitas que contenían proteínas producidas por los virus que causan el COVID-19, la gripe aviar o la gripe porcina en una cámara con la máscara.

El sensor podría detectar solo una fracción de un microlitro de estas proteínas; una tos podría contener de 10 a 80 veces más. Una vez que se detectaba un patógeno, la combinación de sensor y máscara enviaba una señal a los investigadores informándoles de la presencia del virus.

En última instancia, los investigadores planean que dichas señales se envíen al teléfono del usuario u otros dispositivos. Al combinar esta tecnología con pruebas más convencionales, dice el equipo, los proveedores de atención médica y los funcionarios de salud pública podrían contener mejor futuras pandemias.

Dejar respuesta