Los científicos aseguran que estrategias de señuelo similares han demostrado ser prometedoras para frenar otros virus, incluidos la gripe A, el Zika y el dengue. (Imagen: Fuente externa).

La heparina podría ser útil para evitar que el virus SARS-CoV-2 infecte las células humanas.

Troy, Nueva York—El SARS-CoV-2, el virus que causa COVID-19, utiliza una proteína de pico de superficie para adherirse a las células humanas e iniciar la infección.

Pero la heparina, un anticoagulante también disponible en variedades no anticoagulantes, se une fuertemente con la proteína de la punta de la superficie, bloqueando potencialmente la infección.

En humanos, el SARS-CoV-2 se une a un receptor ACE2, y los investigadores plantearon la hipótesis de que la heparina ofrecería un objetivo igualmente atractivo.

En un ensayo de unión, los investigadores descubrieron que la heparina se unía a la proteína de pico de SARS-CoV-2 trimétrica en 73 picomoles, una medida de la interacción entre las dos moléculas.

«Eso es excepcional, extremadamente vinculante», dijo Jonathan Dordick, profesor de ingeniería química y biológica en Rensselaer que está colaborando con Linhardt para desarrollar la estrategia de señuelo.

Señala que «Es cientos de miles de veces más fuerte que un antígeno de anticuerpo típico. Una vez que se une, no se va a desprender.»

Esto lo convierte en un señuelo, que podría introducirse en el cuerpo usando un aerosol nasal o nebulizador y ejecutar interferencias para reducir las probabilidades de infección.

Estrategias de señuelo similares ya han demostrado ser prometedoras para frenar otros virus, incluidos la gripe A, el Zika y el dengue. «Este enfoque podría usarse como una intervención temprana para reducir la infección entre las personas que dieron positivo, pero que todavía no sufren síntomas.”

Y agrega: ”También vemos esto como parte de una estrategia antiviral más amplia», dijo Robert Linhardt, autor principal y profesor de química y biología química en el Instituto Politécnico Rensselaer.

«En última instancia, queremos una vacuna, pero hay muchas maneras de combatir un virus y, como hemos visto con el VIH, con la combinación correcta de terapias, podemos controlar la enfermedad hasta que se encuentre una vacuna.»

Reconocido internacionalmente por su creación de heparina sintética, Linhardt dijo que, al revisar los datos de secuenciación para SARS-CoV-2, el equipo reconoció ciertos motivos en la proteína espiga y sospechaba que se uniría a la heparina.

Además del ensayo de unión directa, el equipo probó la fuerza con la que tres variantes de heparina, incluida una heparina de bajo peso molecular no anticoagulante, se unen al SARS-CoV-2 y utilizan modelos computacionales para determinar los sitios específicos donde se unen los compuestos al virus.

Todos los resultados confirman que la heparina es un candidato prometedor para la estrategia señuelo. Posteriormente, los investigadores han comenzado a trabajar en evaluaciones de la actividad antiviral y la citotoxicidad en células de mamíferos.

«Este no es el único virus que vamos a enfrentar en una pandemia», dijo Dordick. «Realmente no tenemos grandes antivirales, pero este es un camino a seguir.

Subraya que «Necesitamos estar en una posición en la que comprendamos cómo cosas como la heparina y los compuestos relacionados pueden bloquear la entrada del virus.»

Dejar respuesta