El Sumo Pontífice aceptó la propuesta del Alto Comisionado para la Fraternidad Humana y alertó de los contagios y las muertes causados por el virus. (Foto: Cortesía El Vaticano).

Francisco insta a creyentes de distintas religiones a realizar ayunos y obras de caridad.

Ciudad de El Vaticano—(ACI Prensa)–Al inicio de la Misa en Santa Marta de este 14 de mayo, el Papa Francisco señaló que “en este momento trágico de la pandemia todos somos hermanos” por lo que pidió rezar a Dios especialmente hoy por la curación de esta pandemia del Covid.

“El Alto Comisionado de la Fraternidad humana ha llamado hoy a una jornada de oración, de ayuno, para pedir a Dios: Misericordia y piedad”, indicó el Santo Padre.

En esta línea, el Pontífice recordó a San Francisco de Asís: “en este momento trágico de la pandemia todos somos hermanos. San Francisco de Asís decía: ‘todos hermanos’. Por esto, hombres y mujeres de toda confesión religiosa hoy nos unimos en la oración y en la penitencia para pedir la Gracia de la curación del corazón de esta pandemia”, concluyó.

Sumarse a la iniciativa
El pasado 3 de mayo de 2020 el Papa Francisco pidió a los fieles católicos y creyentes de diferentes religiones que sumarse este 14 de mayo a “un día de oración y ayuno y obras de caridad”, para pedirle a Dios por el fin de la pandemia del coronavirus.

En sus palabras posteriores al rezo de la Regina Coeli, el Santo Padre explicó que “como la oración es un valor universal” aceptó la propuesta del Alto Comisionado para la Fraternidad Humana para que “los creyentes de todas las religiones se unan espiritualmente el 14 de mayo.”

Se tratará, dijo el Papa Francisco, de “un día de oración y ayuno y obras de caridad, para implorar a Dios que ayude a la humanidad a superar la pandemia de coronavirus.”
“Recuerden: el 14 de mayo, todos los creyentes juntos, creyentes de diferentes tradiciones, para rezar, ayunar y hacer obras de caridad”, dijo aquel entonces.

Luego, en su homilía, el Papa Francisco comentó un pasaje del Libro de Jonás en la que el autor describe cuando el profeta invitó al pueblo de Nínive a convertirse para no sufrir la destrucción de la ciudad.

En este sentido, el Pontífice afirmó que “hoy todos nosotros, hermanos y hermanas de todas las tradiciones religiosas, rezamos” en este día de “oración y ayuno, de penitencia, convocada por el Alto Comité de la Fraternidad Humana.”

“Cada uno de nosotros reza, las comunidades rezan, las confesiones religiosas rezan: rezan a Dios, todos los hermanos, unidos en la hermandad que nos une en este momento de dolor y tragedia.”

Por ello, el Papa advirtió que nadie esperaba “esta pandemia, llegó sin que nosotros lo esperáramos, pero ahora está aquí. Y mucha gente muere. Y muchas personas mueren solas y muchas personas mueren sin poder hacer nada.”

En esta línea, alertó a quienes piensan: “a mí no me ha tocado, gracias a Dios que me salvé: ‘¡Pero piensa en los demás! Piensa en la tragedia y también en las consecuencias económicas, las consecuencias para la educación ¡y en lo que sucederá después!’”, pidió el Sumo Pontífice.

Dejar respuesta