Se anticipa que el mandatario y su esposa permanecerán varios días en el centro médico militar bajo observación médica. (Foto: Captura).

Un alto funcionario dijo que sus síntomas seguían siendo leves, con fiebre leve y estaría trabajando en las oficinas presidenciales del hospital.

Washington, D.C.–El presidente Donald Trump y la primera dama, Melania Trump, fueron trasladados vía aérea al Centro Médico Militar Nacional Walter Reed esta noche en lo que se ha dicho es una medida puramente precautoria hecha por consejo de los médicos.

El mandatario caminó hasta el helicóptero Marine One, el cual abordó junto a la primera dama a las 6:21pm, partiendo de la explanada en el lado sur de la Casa Blanca hacia el Centro Médico Militar Walter Reed, en Bethesda, un suburbio de Maryland y a poca distancia de la mansión presidencial.

Se anticipa que el mandatario y su esposa permanecerán varios días en el centro médico militar bajo observación médica.

Centro Médico Militar Nacional Walter Reed, en Bethesda, Maryland.

Un alto funcionario de la administración dijo que sus síntomas seguían siendo leves, con fiebre leve y que estaría trabajando en las oficinas presidenciales del hospital. “Está diseñado para una situación como esta en la que un presidente podría estar enfermo o como en este caso tener COVID-19 y necesita un lugar para trabajar donde también pueda tener acceso a atención inmediata”, dijo el funcionario. Añadió que «Esto se hace a instancias de sus médicos.»

A lo largo del día, los funcionarios han tratado de tranquilizar a un público ansioso de que el presidente solo sufría síntomas leves.

«El presidente Trump permanece de buen humor, tiene síntomas leves y ha estado trabajando durante todo el día», dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, en un comunicado.

«Por precaución y por recomendación de su médico y expertos médicos, el presidente estará trabajando desde las oficinas presidenciales en Walter Reed durante los próximos días. El presidente Trump aprecia la gran cantidad de apoyo tanto para él como para la Primera Dama.”

Trump reveló que él y su esposa sufrían de COVID-19 en un tweet temprano el viernes. Lo que reconfirmó poco después en un video difundido por la Casa Blanca, donde indica que se encuentran sin novedad más allá de síntomas leves. Su médico dijo más tarde que está siendo tratado con un cóctel experimental de anticuerpos policlonales.

Las acciones de Wall Street cayeron casi un 1% ante la noticia del mayor problema de salud para un presidente en funciones en décadas. Y surgieron detalles de que otro miembro del personal y varios corresponsales de la Casa Blanca se habían enfermado.

Pero en medio de la creciente crisis, los funcionarios trataron de ofrecer un sentido de negocio como de costumbre, emitiendo una declaración de que Trump había aprobado una extensión de la declaración de desastre de COVID-19 de Delaware.

«A partir de esta tarde, el presidente sigue fatigado pero de buen humor», escribió en un memorando el médico de la Casa Blanca, Sean P. Conley.

McEnany dijo que el presidente había hablado por teléfono con los senadores Mitch McConnell y Lindsey Graham, así como con su jefe de gabinete, para discutir propuestas de estímulo para el coronavirus.

Dejar respuesta