Los virus de la gripe han planteado desde hace tiempo un desafío para los diseñadores de vacunas porque pueden mutar con rapidez y variar de una cepa a otra. (Imagen: Fuente externa).

Muchas cepas pueden mutar para evadir los anticuerpos de vacuna integral.

La Jolla, California–Según un estudio dirigido por científicos de Scripps Research, algunas cepas comunes de influenza tienen el potencial de mutar para evadir los anticuerpos de acción amplia que podrían provocar una vacuna universal contra la gripe.
Los hallazgos resaltan los desafíos involucrados en el diseño de dicha vacuna, y deberían ser útiles para guiar su desarrollo.

En el estudio, publicado en Science, los investigadores encontraron evidencia de que uno de los subtipos de gripe más comunes, el H3N2, puede mutar con relativa facilidad para escapar de dos anticuerpos que se cree que bloquean casi todas las cepas de gripe.

«Estos resultados muestran que al diseñar una vacuna universal contra la gripe o un tratamiento universal contra la gripe usando bnAbs, necesitamos descubrir cómo hacer que sea más difícil que el virus escape a través de mutaciones de resistencia», dice el autor principal del estudio Ian Wilson, DPhil, Profesor Hansen de Biología Estructural y Presidente del Departamento de Biología Estructural y Computacional Integrativa de Scripps Research.

Sin embargo, descubrieron que es mucho más difícil para otro subtipo común, el H1N1, escapar de los mismos anticuerpos ampliamente neutralizantes.

Uno de los objetivos principales de la investigación actual sobre la influenza es desarrollar una vacuna universal que induzca anticuerpos ampliamente neutralizantes, también conocidos como «bnAbs», para brindar a las personas protección contra la gripe a largo plazo.

La influenza causa millones de casos de enfermedades en todo el mundo cada año y al menos varios cientos de miles de muertes.

Los virus de la gripe han planteado desde hace tiempo un desafío para los diseñadores de vacunas porque pueden mutar rápidamente y variar considerablemente de una cepa a otra.

La combinación de cepas que circulan en la población tiende a cambiar cada temporada de gripe, y las vacunas contra la gripe existentes pueden inducir inmunidad contra solo un estrecho rango de cepas que circulan recientemente. Por lo tanto, las vacunas actuales proporcionan protección parcial y temporal, temporada por temporada.

Los investigadores utilizaron técnicas de biología estructural para mostrar cómo las diferencias en la estructura del tallo de la hemaglutinina permiten que los virus de la gripe H3N2 desarrollen mutaciones de resistencia a los dos anticuerpos de unión al tallo más fácilmente que los virus H1N1.

Los investigadores ahora planean realizar estudios similares con otros subtipos de gripe y bnAbs. Dicen que, en principio, una vacuna que provoca múltiples bnAbs que atacan diferentes sitios en los virus de la gripe o que se adaptan mejor a los cambios en el virus podría ayudar a mitigar el problema de las mutaciones de resistencia.

Dejar respuesta